viernes, 4 de agosto de 2017

El tiempo que te lleve el recorrido

Cuando alguien inicia la práctica de Wing Chung, frecuentemente me pregunta " Cuanto tiempo me va a llevar terminarlo? Hacer el recorrido completo por el Arte? Convertirme en Maestro?".

Terminarlo es una cosa. Hacer el recorrido completo es otra,  y convertirse en Maestro una muy distinta. Porque ser maestro no es un Título sino un ejercicio cotidiano . Uno va adviniendo maestro con el paso del tiempo.

 Entonces les cuento que a mi me llevó 13 años terminarlo, a mis primeros discipulos 7 años y a uno de mis nietos solo 4años. Algunos se gradúan a los 35 años. Otros a los 82 , o incluso a los 21 !.

Que es mejor ? Hacerlo rápido y de joven? O hacerlo tranquilos con la experiencia que viene con la madurez?


Todos venimos al mundo con  una porción mayor o menor de tiempo de vida.
Según la suerte o desgracia que nos haya tocado en el reparto de virtudes y oportunidades (lugar de nacimiento, crianza, familia, entorno social , posición económica, influencias  ideológicas), iniciamos el viaje de nuestra vida con esos determinantes que nos van a marcar para siempre.

Solo somos libres de elegir hacer un trabajo en nosotros mismos, y tomar decisiones de como y en donde ponemos nuestro tiempo y energía a medida que vivimos.

Pero nuestro yo limitado está siempre comparándose con otros semejantes y con nuestros propios ideales.
Entonces,  a veces nos decimos que podríamos haberlo hecho en menos tiempo. Que a otro/a le costó menos que a nosotros. Que es una pena que dejamos una temporada y no seguimos sin parar desde el inicio.  Y creemos que entonces hemos "perdido" tiempo en ir tras lo que deseamos..

Bueno. Puede ser que se haya perdido tiempo. Quien no perdió tiempo en su vida? ( vivir es también perder cosas).
Pero no por haberse dedicado  tiempo en otras cosas. A veces se pierde tiempo cuando se está en un lugar vacío de sentido, donde solo se transcurre sin que nada significativo ocurra a nivel de nuestra experiencia subjetiva.

Para nosotros, el único tiempo perdido es aquel gastado en cosas muy alejadas a nuestros deseos.

Entonces, en realidad, cada uno/a tiene SU tiempo para hacer SU recorrido.
Que es irrepetible y único. Como lo sos vos.

Hay personas que hacen un viaje relámpago, y a otras... les lleva muchos años.
Y les digo siempre "las comparaciones sirven porque dan referencias", como dice Sipak Javier Ramírez.

Pero que el único tiempo válido es el  posible  para la historia de  cada uno/a

Entonces... no es mejor hacerlo rápido que lento.
No es mejor de jóven que de viejo.
No es mejor sin interrupciones y de un tirón, que por etapas, y con intervalos.

Yo diría,  mas aún, que ni siquiera  lo mas importante es llegar a "completarlo".
Pero si lo es  transitarlo. Saborearlo. Disfrutar el Recorrido. " La Jornada es la recompensa" dice Sipak Migue Hernández.

Lo importante es el recorrido. Lo importante es el viaje. Lo importante es haber seguido un deseo con pasión. Y no distraerse de los afectos, de las relaciones que se forjan y nutren en el trayecto . De compartir las vivencias con otros/as caminantes que recorren con nosotros el mismo camino.

Esos momentos de conocimiento, de sabiduría, de descubrimiento,  de "darnos cuenta"...son suficientes para que valga la pena ( y la alegría!) EL TIEMPO QUE TE LLEVE TU RECORRIDO.

LC
Agosto 2017

martes, 7 de marzo de 2017

La Versatilidad ( o como surfear en las complejidades de la vida cotidiana)

Por Leandro Crivellari

La Versatilidad es una característica compartida por personas tan dispares como  un Maestro Zen, el Sifu de Wing Chung, el Psicoanalista, el Médico de guardia, el Emprendedor de negocios, y el Albañil, el Electricista y el Plomero.  Describe la capacidad de una persona de manejarse bien en diferentes capas de la realidad social.

Por eso nos implica a vos y a mi, a nuestros modos de movernos en la vida cotidiana. Si sos una persona que vive en el Siglo 21, necesitas mas versatilidad que la que se tenía en otros períodos históricos de la humanidad, como en la Edad Media,  donde las relaciones y lugares eran mas estables, los saberes cerrados y separados,  y las especialidades mas fragmentadas que en el presente. 

 Por eso este artículo es  una invitación para trabajar una idea y un concepto del que se elige  servirse o no se elige. Y esa es la libertad que da la versatilidad. Porque se basa en comprender los procesos posibles, sin forzar los resultados. Porque si bien tiene una dirección,  surge de fuerzas que no se pueden controlar,  pero si desplazarse con ellas de un modo singular y creativo.  Sin forzar sino en cambio adaptandose al flujo posible dentro del lugar que se va transitando


Versátil es un adjetivo que procede del vocablo latino versatilis, y que hace referencia a la capacidad de algo o de alguien de adaptarse con rapidez y facilidad, a distintas funciones y situaciones presentadas.

Es una palabra que me acompaña siempre , que me hace trabajar y pensar, quizas porque no soy versátil naturalmente. La asocio con algo que quiero para mi, que me cuesta pero me gusta, que me hace bien cuando la entreno y  experimento. Porque en esos momentos percibo  la vida en su inmensidad de posibilidades, con sus  niveles y conexiones múltiples, la superposición de capas y relaciones laterales de la que se entretejen los campos de las realidades simultáneas en las que nos desplazamos. Y también porque a la versatilidad la aprendo y la ejerzo lo mejor que puedo, con las personas con quienes trabajo. Desde ya adelanto que la clave de la versatilidad es querer aprender, animarse a preguntar lo que no se sabe, y arriesgarse a hacer algún cambio. No todos nacemos versátiles, pero podemos aprender. La regla básica, es animarse a aprender cosas nuevas, y no temerle tanto a los fracasos. Porque aparecerán nuevas oportunidades para explorar. Y la experiencia del fracaso es una maestra invalauble para la nueva ola a seguir.

En 1997 los usuarios de Microsoft hacen una entrevista virtual por E mail a Bill Gates, a quien le hacen numerosas preguntas. Entre ellas, sus respuestas gravitan en torno a definir un tipo de emprendedor nuevo que él represente, el de la era de la Información, donde no alcanza con saber hacer bien una sola tarea, ni tener ideas innovadoras y asumir riesgos como lo hacen habitualmente los empresarios, sino a una cualidad distintiva, a saber, la de " ser sus propios jefes, pero no estancandose en su lugar de poder y en la seguridad de un saber puntual, sino en la capacidad de ser un "multiprocesador de información variada", que consulta brevemente a especialistas diversos en otras materias que le son mas o menos desconocidas. Donde la cualidad de hablar claro, acortar la discusión y trabajar hacia el objetivo surge de un esfuerzo de trabajo  conjugado con momentos creativos e incluso accidentes que se aprovechan para la dirección que se imprime en el Equipo.


.

En Psicoanálisis, un artículo del analista francés Jacques Alain Miller (1) hace referencia a la versatilidad del psicoanalista en su capacidad de hacer  posible  un encuentro significativo de una persona con su propia verdad y su derecho a saber de si mismo, dentro de sus posibilidades, a partir del momento que puede suspender todo deseo de dominio o control del acontecimiento,  permitiendose navegar en las fuerzas y variables que aparecen en el campo del encuentro psicoanalítico y del diálogo que hay entre dos seres comprometidos con el deseo de saber un poco de la verdad que habita en ellos mismos. " El encuentro con un psicoanalista, en su conjunto, hace bien, ya que el objeto psicoanalista es asombrosamente versátil, disponible, multifuncional, si puedo decir "

Viajo mas atrás y recuerdo mis estudios de Administración de Empresas en los 90s,  Me gustaban los libros y los conceptos de Alvin Toffler. Es en " La Tercera Ola"(2), donde el autor  introduce el concepto de "Wave" (ola) como  modo de englobar la superposición de objetos, personas, conocimiento y tecnologías  en la característica de una época. 



Para Toffler el hombre de conocimiento es analfabeto no cuando carece de saber, sino cuando no sabe donde ir a buscar la información que requiere en un momento dado, para resolver los problemas concretos que se le presenten. Y su sabiduría no se basa en la acumulación de un edificio de saber inamovible, sino en la capacidad de conocer adonde buscar aquello que precise en cada momento".


"El Surfing aparece en los tiempos recientes, como la metáfora para lidiar con las incertidumbres, oportunidades y peligros de nuestra sociedad postmodernizante" (dice Toffler en Future Shock),


Otra utilización de la versatilidad y la metáfora del Surf, aparece en el libro "Realities Transurfing" de Vadim Zeland(3), donde el autor nos enseña a "deslizarnos a través de la realidad" a partir de comprender el "espacio de las variantes".


 Como los surfers, no se trata de vencer el hiperpoder del mar, sino de aprender a ubicarse de un modo complementario y concectado a su fluidez, buscando el lugar posible y la prosecución del deslizamiento por las fuerzas presentadas en busqueda de su consecuencia natural. La singularidad del  arte del surfer es lo que elige y puede hacer con lo que es posible. Ya que no puede hacer lo imposible ni puede vencer el poder del mar.



Ya introdujimos alguna vez la idea de Navegación como metáfora de viaje y de recorrido a lo largo del tiempo. Pero ahora nos interesa para las relaciones, las actividades y la vida de cada día,  la metáfora del surf y las olas del  mar, la capacidad de saber subirse a las olas y surfearlas para que nos lleven hacia una dirección a partir de deslizamientos en bandas laterales y circulares para llegar a destino al final de cada jornada, haciendo lo mejor que se puede en cada situación.


En mi formación como practicante de Ving Tsun/ Wing Chung, la versatilidad es uno de los componentes fundamentales de tener Kung Fu: " Saber hacer" en el arte marcial y en la vida cotidiana.

Aqui los modelos de referencia que tuve son muy fuertes.
 Antes que nada, Yip Man, maestro moderno de Wing Chun, un hombre que enseñaba de modo indirecto, un wing chun basado en principios, donde la ciudad era el campo de experimentación, y cuyas indicaciones variaban según la profesión, los hábitos y las características de cada alumno e interlocutor.  Para Yip Man, el Wing Chun no se practicaba en la sala sino que se vivía en la vida cotidiana, al hablar, caminar, hacer, pensar con simplicidad, relajación y sentido común. 
Uno de sus discípulos mas eminentes, el Gran Maestro Moy Yat, desarrolló su versatilidad en su capacidad de expresarse por diferentes canales simultáneos: pintura, escultura, literatura, arte marcial. Para él la vida era el canvas, la tela donde cada uno de nosotros pintaba su obra de arte cotidiana. Una oportunidad de aprender, jugar, no aburrirse. Y no olvidarse que estamos aqui por un tiempo limitado para vivir, amar, aprender y dejar un legado cultural para la posteridad.
Mi Maestro Léo Imamura, Profesor Universitario, conferenciante, Asesor de estrategia para variadas Organizaciones y Líderes de diversos ámbitos profesionaless ( empresas, seguridad, educación), fue mi educador principal en este hábito de " aprender de todo lo que nos circunda", y no tomar nada de lo que sucede por sentado. Su manera de transmitirnos el Wing Chun no sólo fue en las clases, sino en el modo de capacitarnos como profesionales que estaban altamente entrenados en su arte marcial, pero también en la utilización de las herramientas tecnológicas y comunicacionales disponibles de cada época. 


Mas cercano a mi, y de mi generación, está el Maestro Julio Camacho, mi compañero de Wing Chung, quizas a quien considero, el mas versátil de los compañeros de Ving Tsun/Wing Chung de mi generación. Ya desde nuestros veinte años, era impresionante su capacidad de idear proyectos, iniciar emprendimientos, hacer cambios, arriesgar y explorar caminos nuevos en sus modos de hacer Wing Chun, pero también, de vivir la vida como un verdadero" Playground" ( campo de juego) donde se monta la ola y se disfruta cada recorrido posible hasta la costa, y otra vez ingresar al mar , volver a aprender, volver a arriesgar, volver a intentar. Y asi...


Además de enseñar Ving Tsun, dar cursos y seminarios, y escribir libros sobre Ving Tsun ( Ving Tsun: A Arte da Simplicidade") ,Julio Camacho  incursiono en campos tan variados como la publicidad, la comunicación,  los canales de conocimiento ( "Psicologica TV" en You Tube) , donde entrevista a Profesionales de la Educación, la Psicología y el Pensamiento de procedencias diversas pero a la vez interconectadas. 


Julio escribió un libro llamado " El Tao del Surf. Zen y el arte de agarrar la Ola"(4) donde a partir de sus experiencias como surfer, crea una historia acerca  de las metáforas del Surf y sus conexiones con el camino del Wing Chung en las vicisitudes de un jóven que se inicia en ese camino, los procesos de aprendizaje, error , los obstáculos y peligros  que encuentra, y los riesgos  inevitables que debe vivir necesariamente para atravesar ese camino donde solo se puede ir aprendiendo de la experiencia, y del respeto por el poder del mar.




Esta capacidad de surfear las olas, de aprender mojandose, cayendo y levantandose, con fuerzas mas poderosas que nosotros mismos. De asumir los riesgos, desarrollar habilidades, de preguntar a quienes saben de aquello que nos da curiosidad, nos atrae, nos interesa, y hacer cosas nuevas, jugando en el camino del conocimiento. De poder fracasar y reirnos de nosotros mismos ,y volver a intentarlo de nuevo pero de un modo diferente, es una práctica que se ejercita constantemente en la sala del Mo Kwoon o Dojo, dentro de los ejercicios del Wing Chung , cuando se trabaja con fuerzas que se reconducen y se desvían, se toman prestadas de la gravedad pero nunca se dominan completamente. Fuerzas a las que se puede conducir mejor si  no se lucha frontalmente con ellas, un ejercicio que hacemos en Wing Chung pero también cada día, cuando iniciamos nuestra jornada, y nos desplazamos en una ciudad con paro de transportes, congestionamientos, cortes de luz, calor, obstáculos, malestar social, problemas económicos, y a pesar de ellos, nos subimos a nuestra tabla personal e intentamos  resolver problemas, encarar proyectos, mientras  en otros niveles simultáneos cuidamos de nuestra familia, prendemos el horno para cocinar  y miramos por You Tube como arreglar una cañería que pierde hasta que el plomero venga mañana ( con suerte) para ayudarnos.

Nosotros, profesionales, laburantes, personas, hombres y mujeres,  que subimos a la ola día a día, tratando de aprender, y de ser mas versátiles, surfeando las complejidades de la vida cotidiana. 






Bibliografía:

1) Jacques Alain Miller " Las Contraindicaciones al Tratamiento Psicoanalítico " Edic El Caldero de la Escuela, Julio 1999, EOL
2) Alvin Toffler, La Tercera Ola, Ed. Plaza y Janes 1997
3) Vadim Zeland, Reality Transurfing. " Deslizarse por el El Espacio de las Variantes" Ed Obelisco 2010
4) Julio Camacho, " Tao de Surf" . Zen e a Arte de Pegar a onda" MYVT Ltda 2002
5)Mark Stranger, Surfing Life " Surface, Substructure and the commodification of the sublime" 2011